Disparaban a los relojes

15 ene 2016

0 Comentarios

reloj

Fotografía: Xavier Fuertes

Recomendamos la lectura de este lúcido análisis del filósofo Ignazio Aiestaran publicado en el número 260 del periódico quincenal de actualidad crítica Diagonal en su balance del año 2015:

Ahora tenemos relojes digitales, pero antes no existían, aunque también vivían su tiempo. En el primer día de la gran Revolución –nos cuenta Walter Benjamin– se pusieron a disparar a los relojes por las calles de París. Querían detener el tiempo y establecer un nuevo calendario, una nueva época, que para eso hacían la revolución.

En ocasiones el calendario avanza, pero el año ha dejado de existir. Así fue, por caso, cuando nos enteramos de la muerte de Rafael Chirbes o de Elena Asins, que dejaron la orilla de este marjal. Y, sí, podemos decir que acabamos el año 2015, pero desconocemos cuándo empezó.

A veces parece que comenzó en 1936, como en la foto de esos zapatos que han desenterrado en una fosa común con cadáveres sin identificar. O parece que se inició un día de 1978, con unos pactos que todavía nos atan con gestos acartonados e hipocresías. O quizá en 1989, cuando se derribó un muro en Europa y se globalizó la única forma de pensar en un mercado libre. O tal vez fue en 2007, con el calendario de las casas arruinadas, las hipotecas bancarias y los desahucios que este año y el que viene seguirán.

El año 2015 ha sido muy largo, porque parte de él empezó hace más de un siglo, quizá más de dos siglos, cuando los cambios industriales del capitalismo llevaron al cambio climático de origen antropogénico que nos afectará este año y varias décadas más, a pesar de que las élites firmen pactos sin compromisos y viajen sin parar en aviones que dejan toneladas de emisiones en la atmósfera.

Y tampoco sabemos en qué siglo empezaron el machismo y la homofobia que han penetrado en nuestros cuerpos y nuestro lenguaje durante estos últimos doce meses. En este año habrá habido muchas vidas de las que casi no tenemos conocimiento, como Miren Peña, que murió sin ser portada de periódico, ni trending topic. Poco sabemos de la enorme cantidad de población refugiada e inmigrante que pide ayuda ante las alambradas y cuchillas de nuestros Estados.

Hay formas perversas de relacionarse con el tiempo, como ese hombre que asesinó a su mujer y, tras ser detenido, confesó: “Sé que me van a caer 15 años de cárcel, pero he acabado con el problema”.

El odio machista, homófobo, xenófobo, racista y clasista sigue marcando nuestro tiempo y nuestros calendarios. En la película Sicario dice Alejandro desde su violencia: “Estás preguntándome cómo funciona el reloj. De momento, tú sólo mira la hora”. Ya no se dispara a los relojes, ni sabemos cómo funcionan. Sólo miramos la hora en una carrera contrarreloj que no lleva a ninguna parte.

Categoría: Noticias · T_Política

La lluvia

20 oct 2015

0 Comentarios

lluvia

Fotografía: Miquel González

Reproducimos este providencial artículo de opinión del periodista Guillem Martínez -autor, entre otras, de la obra colectiva Cultura de la Transición- en la Tribuna del periódico quincenal Diagonal, sobre el momento político actual:

El factor campo existe. Por eso nadie cena en casa de su familia política. Y por eso, tradicionalmente, nos va tan mal en las instituciones. Jugamos fuera de casa. No es casa. Es lo contrario a una casa. Y lo contrario a una casa es todo aquello donde, cuando llueve, te mojas. Para empeorarlo todo, el ser humano es el único mamífero que, cuando se cala, mete cara de tonto. Pienso en ello mientras escribo esto, llueve y, por la ventana, veo un perro calado. Rebosa elegancia e inteligencia. Dan ganas de salir a la calle y preguntarle algo. Si lo hiciera, me tiraría una piedra, que es lo que tradicionalmente se hacía con los tontos cuando, calados hasta los huesos, corrían hacia alguien. Rayos, me he desviado del tema. Instituciones. Casa. Jugar fuera de casa.

El 15M fue todo lo que usted quiera. Pero no fue algo ‘institucionable’. Era una casa. Algo, incluso, más grande. Algo más grande que una casa no es una mansión. Es una escuela arquitectónica. Una manera de hacer casas. Era una meditación sobre la crisis, un diagnóstico que no facilitaron los medios. Era también una manera de asociarse, de construir un cobijo en el que no entraran los dos grandes yuyus que, desde la invención de la asociación –una mañana del 98.978 a. C., primavera– siempre lo fastidian todo: los recetarios industriales de las ideologías y, algo más importante aún, los caracteres personales. Era también una agenda democrática para el siglo XXI. Por lo que veo, no nos la acabaremos –incluso, snif, es posible que, literalmente, no la catemos–. Y una primera lectura sobre el problema y la solución: el Estado ya no era la instancia del conflicto. O sólo era su portería –o, mejor, su portero de discoteca–. El conflicto era europeo, descendía desde unas instituciones que no eran democráticas. Incluso, ya no eran instituciones propiamente.

Se dice rápido. Y parece sencillo, como un botijo. Pero todo eso nació con la aparente facilidad con la que nacen los tomates. Esa casa de tomates creó el terror en las instituciones. Se quedaron sin discurso –lo que es difícil– y sin escenografías –lo que es casi imposible–. La pregunta es, por tanto, ¿cómo salieron de esta situación? Es una pregunta terrible, pues ella sola dibuja que, en efecto, todo aquello que en 2011 se tambaleó está recuperando el equilibrio. Anyway. ¿Cómo lo hicieron?

No lo sé. Pero Catalunya, el lugar en el que la crisis institucional estaba más avanzada, y el lugar en el que, aparentemente, antes ha empezado su reconstrucción, puede ser la respuesta. El Govern asumió una demanda ciudadana. La ‘institucionó’. La gestionó. Era una gestión peligrosa, de algo parecido a la nitroglicerina, que podía es­ta­llar en cualquier momento. De hecho, esa gestión ha supuesto graves riesgos para la institución. Hasta el punto de que algunos partidos han desaparecido –UDC–, y otros están a punto de hacerlo –PP, PSC–. Otros, en ese periplo de gestión del tiempo y la supervivencia, han tenido que cambiar de nombre y de vocabulario. No está claro bajo qué forma subsistirán. Pero todo apunta a que lo conseguirán, subsistirán. El terremoto institucional para salvar las instituciones se ha traducido en una renovación generacional absoluta. Tal vez, en primera instancia, el 15M sólo ha servido, por tanto, para romper un muro generacional y permitir a la siguiente generación de clones acceder a su destino. En ese periplo, las opciones de izquierda o rupturistas, quizás un tanto alejadas de la agenda creada en 2011, han pasado a ser anecdóticas, o sólo serán útiles a las instituciones en algún tramo inicial.

De lo formulado en 2011 sólo queda su punto de partida. Nada desdeñable. Un veintipico por ciento de la población inasumible. Varios millones de personas que deben desaparecer o/y emigrar. Varias generaciones que no caben. Que nunca cabrán. Quizás, un indicio de que la victoria y el equilibrio institucional tienen los pies de barro. Y que llueve.

Categoría: Noticias · T_Política

El paisaje que queda

18 sep 2014

0 Comentarios

El periodista y escritor Antonio Baños* ha escrito una excelente columna de análisis, El paisaje que queda, en el último número del periódico Diagonal sobre el momento económico presente, en el aniversario de la caída de Lehman Brothers en 2008 que originó la denominada crisis actual. Reproducimos aquí el artículo para su lectura y difusión:

Dicen que crisis significa en griego antiguo ‘oportunidad’. Por lo tanto, la crisis que nace con la quiebra de Lehman Brothers no es, en esencia, una desgracia sino una gran oportunidad. Personal y social. Un chollo, una suerte, una chamba que el capitalismo nos ha regalado para que nosotros, ya se lo imaginan, nos reinventemos.
Ése fue y aún sigue siendo parte del relato mágico con el que las autoridades y muchos creadores de sentido justificaron lo que era injustificable: un colapso generalizado de los instrumentos de control de la codicia, un desinterés que roza el genocidio hacia la dignidad de los trabajadores, las personas y el planeta, y una constatación fehaciente de que el feudalismo vuelve a ser considerado como el más sólido y razonable de los sistemas políticos.

El relato mágico, sin embargo, sigue su curso. En 2009, Sarkozy ya anunció la refundación del capitalismo y a fe mía que dicha refundación funciona a la perfección. Muchos creyeron entonces que Sarkozy se refería a un retorno a los viejos valores de control keynesianos con una Tasa Tobin generalizada y la reimplantación de legislación similar a la Glass-Steagall para control de la dimensión de las entidades bancarias. Otros pensaron que la refundación vendría del nuevo capitalismo tecnológico, más amable y desencorbatado que multiplicaría los ‘silicon valley’ por todo este valle de lágrimas que es el mundo.

Y, sin embargo, el cuento de la refundación ha ido en sentido contrario. Punto uno. Esto no es una crisis, no es un momento, no es una oportunidad. No es un lugar del que se sale. Es el paisaje que queda. El capitalismo de después de 2008 no constituye una anomalía sobre el capitalismo de las burbujas de 1992, 1998, 2000 y 2001. Constituye su parada términi. El mundo que se está configurando durante estos años se caracteriza por la definición general de la globalización como mercado maduro. O dicho de manera más simple, que el crecimiento como concepto motor/ideológico de la sociedad queda en suspenso. No abolido, no corregido. Queda latente. El capitalismo sin crecimiento pero con una infinita creación de riqueza monetaria es, y cada vez queda más claro, una forma de tiranía.

Y hacia allí vamos.

La refundación iniciada en el 2009 incluye exclusión de los mecanismos de ascenso social de clases medias y populares a través del control férreo de las instituciones que lo permitían, básicamente las educativas y las de representación política.

El capitalismo refundado incluye una sustitución del bienestar por el entretenimiento. Del debate por el ocio. Una masiva anulación de cualquier referente que pueda generar organización social a favor de una narcisismo cosmopolita que anula la lucha local.

El nuevo capitalismo, que está puliendo su chapa y abrillantando su pintura, será más invisible, inodoro e omnisciente que el actual. Pero más férreo y cruel.
De esta crisis no se sale. La crisis no es una foto, es el paisaje entero.

Debe, pues, quedarnos bien claro a la hora de imaginar y construir resistencias. Debemos entender que las armas del inmediato pasado no nos sirven. No nos sirve la urgencia ni la improvisación. Y como esto va a ser así a partir de ahora, acomódense en sus puestos de combate. La lucha sigue, con otros medios y lenguajes. Con nuevos actores y reparto.

En relación con este análisis y la búsqueda de soluciones alternativas a la dictadura financiera, añadimos otras informaciones de interés publicadas en la ediciones impresa o digital de Diagonal:

* Antonio Baños es autor, entre otras obras, de Posteconomía, hacia un capitalismo feudal. Para saber más de él:

Categoría: Alternativas · Noticias · T_Economía

Lectura: "Crisis y revolución en Europa"

21 ago 2012

0 Comentarios

Como hace un año, os proponemos una lectura imprescindible para estas fechas. En esta ocasión, el libro Crisis y revolución en Europa, elaborado por el colectivo Observatorio Metropolitano y editado por Traficantes de sueños.

Podéis descargar el libro aquí bajo licencia de   

[Leer Más →]

Categoría: Alternativas · Noticias · T_Economía · T_Política

¿Qué es la AUSTERIDAD? o como pagar dos veces la estafa

16 abr 2012

2 Comentarios

Imagen de previsualización de YouTube

La palabra de moda en la economía presupuestaria es AUSTERIDAD, y es necesaria y justa. No se oyen argumentos, solo repeticiones. Pero cuando una palabra se repite continuamente pierde su significado o es conscientemente manipulada.

En esta recomendable presentación, el profesor de economía Mark Blyth, desde la Universidad de Brown (EEUU) en 2010, explica como la Austeridad económica ha sido vestida con un halo de virtud y penitencia merecida. Cuando realmente esconde una segunda estafa: la deuda privada de las grandes finanzas fue absorvida por los gobiernos, ahora está siendo pagada mediante la austeridad con los recortes sobre la población más necesitada.

Recuerda este video la próxima vez que oigas a un vecino decir  que la Austeridad es justa y necesaria:

 

AUSTERIDAD

Es mayor en Europa, y está creciendo aquí en EEUU. Todo el mundo y sus gobiernos están hablando de ello.

Pero… ¿Qué es? Es el “sentido común” del pago del enorme aumento de la deuda Pública causada por la crisis financiera, generalmente a través del recorte de servicios públicos.

Si te metes en deudas, después tienes que pagarlas. Suena sencillo ¿verdad?.
Desgraciadamente nunca es tan sencillo porque AUSTERIDAD confunde virtud con vicio. Deja que te explique porqué.

Por ahora, supuestamente, ha pasado lo peor de la crisis. Hay deuda por todas partes (tarjetas de crédito, hipotecas, deuda pública). Esta es la parte que conoces. Pero tenemos que recordar como llegamos hasta aquí.

En el 2008 el sistema financiero global explotó. La crisis dejó un agujero de 2 Trillones de dólares en el universo financiero. Y todos los estados ricos del mundo gastaron, prestaron o garantizaron entre 5 y 50 % de su PIB para salvar a los bancos.

Visto así, puedes pensar que un periodo de AUSTERIDAD es una buena idea. Pero para ver porque no, debes pensar en el mundo como una serie de hojas de balance. ¡Lo se! Ahora te explico …

Da igual si eres una persona, un propietario, una empresa o un estado:  tienes activos (bienes) y pasivos (deuda), es decir, Un BALANCE

austeridad

Antes de la crisis, en 2008, todo el mundo acumuló deuda. Pero entonces nos parecía correcto endeudarnos.
Por ejemplo,  el 40% más pobre de la población de los EEUU no han tenido un aumento de sueldo real desde 1979. De verdad, eso es cierto.

Las empresas, especialmente los bancos, hicieron los mismo. Pero ellos se endeudaron para ganar dinero, no para pagar las facturas.

Se le llama APALANCAMIENTO. Es como la deuda pero visto desde otra perspectiva.

austeridad_0003_Capa-1

“Apalancar” es como apostar un “doble o nada” en el casino. Si tienes la deuda de una hipoteca esperas que el valor de tu vivienda crezca. Si crees que hay muchas posibilidades de que el valor aumente, puedes apostar un “doble o nada” y coger una hipoteca más cara (más deuda).

Pero, como en el casino, siempre hay riesgo de perder. Así que los bancos crearon montañas de deuda. Ellos apalancaron 20, 30 veces (apostando a favor de la sobrevalorización de sus activos). Es como si apostaran todas sus fichas del casino. Pero cada ficha era un pagaré.

Y cuando todo fue mal los gobiernos decidieron que tenían que entrar en escena y financiarlos porque se habían convertido en bancos “demasiado grandes para dejarlos caer“.
Aquí es donde aparece el problema en el balance y como el “sentido común” de la austeridad no es tan sencillo.

austeridad_0002_Capa-2

Si apalancas una deuda, pero tus activos pierden valor (tu casa o derivados inmobiliarios, si eres un banco) tu balance, tu conjunto patrimonial, se hunde.

Cuando esto ocurre, da igual si eres contable de una empresa o una madre soltera, si tienes ingresos vas a querer pagar la deuda antes de gastarte ese dinero para que tu balance vuelva a estar equilibrado. Lo que significa que nadie consume.

Y ahí es donde el gobierno aparece. Si todo el sector privado se está  des-apalancando (pagando las deudas sin gastar dinero) entonces el gobierno “impulsa” para compensar. El impuesto sobre la renta baja por lo que el deficit aumenta. El seguro del desempleo crece, y el consumo público reemplaza al consumo privado.

austeridad_0001_Capa-3

No te equivoques, el problema es la deuda. Hay demasiada y es enorme. Y necesitamos limpiar esos balances públicos y privados. Pero todas estas piezas están conectadas. Si el sector público ajusta su balance al mismo tiempo que el privado toda la economía se rompe.

Se le llama  la falacia de composición. Lo que es bueno para un propietario, una empresa o incluso un estado es un desastre si lo intentamos hacer todos al mismo tiempo.

Entonces ¿Por qué la mayoría de los gobiernos del mundo quieren hacer exactamente esto? ¿Y todos al mismo tiempo?
Bueno… ¿recuerdas ese agujero de 2 Trillones de dólares? El caso es que alguien tiene que pagarlo. Y nadie quiere pagarlo (especialmente los bancos).

Así que los gobiernos o suben los impuestos (difícil) o recortan los servicios (más fácil). Especialmente cuando la política tiene la “idea generalizada” de añadirle un halo de virtud al asunto. “AUSTERIDAD; la penitencia después del pecado

Pero aquí está el truco. 
La resaca de la austeridad no va a sentirse igual a lo largo de la distribución de la riqueza
.

Al inicio del 2010, el foro de los países más desarrollados del mundo (el G20) pidió una “Consolidación Fiscal favorable al Crecimiento” que es como un unicornio con una bolsa de polvos mágicos: una idea bonita pero una soberana tontería.

austeridad_0000_Capa-4

Precisamente porque esa “consolidación” no afecta a todos por igual. Recuerda a ese 40% más pobre de la población que no se benefició del boom financiero. Todo lo que tenían era deuda y la ilusión de prosperidad. Ellos son los que realmente usan los servicios públicos. Los servicios públicos que van a ser “virtuosamente consolidados”. Aquellos que están en la cima de la distribución de la riqueza. Aquellos que crearon este desastre, no los usan.

¿Dónde nos deja esta “sentido común” de que la AUSTERIDAD es una virtud?

Nos deja en un ciclo donde  aquellos que menos ganan pagan a aquellos que más ganan, con los mismo ingresos congelados que reducen su poder adquisitivo.

¿Qué es la AUSTERIDAD? o como pagar dos veces la estafa

Nos deja en una economía más desigual e inestable. Hay una definición para esto: 
POLITICA DE CLASE
… y suele acabar mal.

Este “sentido común” de AUSTERIDAD  (reducir deuda pública de una vez a través de recortes de servicios) conlleva la cuestión de la EQUIDAD ¿Quién paga y quién no?

Los que crearon esta crisis no van a pagar. Mientras que aquellos que ya pagaron salvando a los bancos, pagaran otra vez a través de la AUSTERIDAD.

Es por esto que la AUSTERIDAD no es de “sentido común”.
Es un sin sentido, y es peligrosa.

Categoría: Noticias · T_Economía

Lectura: "La crisis que viene"

29 jul 2011

0 Comentarios

Os proponemos como una posible lectura para este verano (tanto si optas por #tomalaplaya como si lo haces por #tomalamontaña), el libro La crisis que viene, editado por Traficantes de sueños.

“La crisis es hoy el fantasma que recorre Europa. De los rescates financieros de los años 2008 y 2009 a la crisis de la deuda pública de los países de la Europa «periférica», una constante subyace a todas las medidas: los intereses y los beneficios financieros van primero. Aunque ello cueste el bienestar inmediato y futuro de poblaciones enteras. Aunque esto implique el desmantelamiento de los sistemas de pensiones y el retroceso de derechos sociales conquistados hace décadas. Aunque tales políticas deslicen al conjunto de la economía por la senda renqueante del estancamiento. La próxima década no nos ofrece más que una nueva ronda de privatización de servicios y garantías sociales, mayor retroceso de los salarios y una crisis social que todavía hoy sólo conocemos en su fase embrionaria. Por eso la crisis no es sólo económica, sino al mismo tiempo social y política. La actual coyuntura desvela sin pudor alguno la incapacidad de la clase política realmente existente para desplazar esta situación a nada que no sea plegarse a los dictados de poderosos intereses económicos. En estas condiciones, quizás sólo quede un único camino: dirigir la indignación, apostar por una política construida desde abajo, perder el miedo impuesto por una atmósfera mental infectada por la idea de la escasez y conquistar la alegría de un mundo que todavía hoy, bajo la amenaza del inicio de una larga decadencia, es más rico que cualquiera de sus precedentes.”

Podéis descargar el libro aqui bajo licencia de

Categoría: Noticias

Iñaki Gabilondo reflexiona sobre el impacto del 15M

9 jun 2011

0 Comentarios

Antes de ver la reflexión de Iñaki Gabilondo sobre el 15M (La voz de Iñaki, 6/6/11) es interesante ver antes este otro vídeo, del programa “Hoy” de la extinta CNN+ (DEP)

Ahora, escuchar la reflexión de Iñaki de hace dos dias tiene mucho sentido…

Le han acusado muchas veces de partidista y de títere del PSOE, pero sobre todo es un maestro en su profesión y, sobre todas las cosas, un tipo coherente.

Iñaki Gabilondo llevaba mas de un año diciendo que vivimos en una dictadura disfrazada de democracia, que somos súbditos de los Bildelbergs y demás corporaciones financieras y que a los gobiernos socialdemócratas se les “permitía gobernar” a condición de que fuesen otra cosa.

Categoría: Enlaces


Warning: include(/homepages/6/d522464508/htdocs/wp-content/themes/15m14/sidebar_ext.php): failed to open stream: No such file or directory in /homepages/6/d522464508/htdocs/wp-content/themes/15m14/archive.php on line 72

Warning: include(): Failed opening '/homepages/6/d522464508/htdocs/wp-content/themes/15m14/sidebar_ext.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php5.4') in /homepages/6/d522464508/htdocs/wp-content/themes/15m14/archive.php on line 72