Noticias / 0 Comentarios / 2 feb, 2014

Entrevista a Ada Colau durante su visita a Logroño

 

ada2 Ada Colau en LogroñoEl pasado viernes 17 de enero el Salón de Usos Múltiples del Ayuntamiento acogía, a tenor de la expectación creada con la sala abarrotada, una visita más que esperada. Ada Colau, portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, visitaba Logroño para participar en una charla titulada ‘Hacia un nuevo modelo de sociedad. De la sociedad de mercado a la sociedad humana. ¡Sí se puede!’, acto organizado por el Foro La Sociedad a Debate en el cual colaboraba la PAH de La Rioja. Tras su intervención, Asamblea Logroño 15M tuvo la ocasión de hablar con ella.

-Es indudable que la repolitización de la ciudadanía es plausible desde tiempo atrás.
¿En qué momento de la lucha social nos encontramos ahora mismo?

Buena pregunta. Creo que hubo en un primer momento de la crisis de estado de shock de la población y también de perplejidad de los movimientos sociales que no se llegaban a explicar por qué la gente no se movilizaba lo cual era y es debido a un discurso oficial que criminalizaba y culpabilizada a la gente de la crisis. Luego, después de ese estado de shock, se produjo un paso adelante de esa indignación, que fue el 15M. Salimos miles de personas a las calles para decir que esto es una estafa y no una crisis, que somos mayoría. Renombramos la realidad con esa indignación y ahora estamos en la fase del empoderamiento y la organización. Ahora toca organizarse para hacerle frente a la troika europea, esas instancias que nadie vota pero que deciden por todos. Hay gente que cree que el 15M ha desaparecido. No, el 15M fue un momento masivo de salir a la calle y ahora estamos en grupos divididos trabajando por diferentes objetivos conjuntos como sanidad, educación o vivienda.

-Ante un gobierno que sigue sin escuchar a la ciudadanía,
¿Nos encaminamos hacia la desobediencia colectiva o nos mantendremos atenazados por el miedo y la inmovilidad?

Antes de las elecciones de mayo y de noviembre de 2011 en las que ganó el PP, intentaban desde las altas instancia estimular a la ciudadanía presentándose como gobierno de la mayoría. Ya no. Ahora se han quitado la careta y efectivamente han demostrado que el Gobierno es el gobierno de la banca al que le da igual los intereses que las personas de sus votantes por lo que el lenguaje que les queda es el lenguaje de la represión y la amenaza. Evidentemente eso no hay que infravalorarlo porque pueden causar mucho daño ya que tienen el control de la Policía que ya ha empezado a poner multas simplemente por manifestarse pero, desde luego, lo que no debemos hacer es dejarnos intimidar. Ante eso lo que hay que hacer es desbordarles con una desobediencia activa mayoritaria ante la que no puedan hacer frente.

-¿Cómo se llega a apelar a la implicación efectiva de esa mayoría que aún no se ha movilizado?

Esto no es cosa de dos días sino que es algo que en la plataforma lo trabajamos mucho y que creo que es una estrategia compleja a varios niveles. Para empezar, los movimientos tienen que hacer un esfuerzo para hablar en el lenguaje de las mayorías. Resulta un déficit que a veces en determinados movimientos o colectivos que han trabajado mucho el tema y lo conocen muy bien esperan que la ciudadanía se ilumine sólo con información. La gente básicamente está pendiente en sobrevivir el día a día y habrá que utilizar los canales que pueden llegar a la gente como las redes sociales, que nos permiten llegar a mucha gente fuera de los medios oficiales que están controlados por el poder económico. Aún así, tampoco es suficiente.

Hay que pensar la estrategia y utilizar la planificación mediática, sabiendo los límites que tiene y el tipo de precauciones a usar, ya que es una herramienta vital. Es decir, que la forma de movilización que pensemos introduzca formas de acción que sirvan para dar respuesta a la sociedad. Por ejemplo, en el caso de la PAH, denunciamos a los bancos pero también buscamos soluciones para paralizar los desahucios o para negociar con los bancos y eso nos permite resolver casos lo cual se ve como que es algo que efectivamente sirve.

-Se define como demócrata radical.
¿Qué medidas tomaría un gobierno que fuera demócrata?

No tengo un programa político concreto en la cabeza pero sí que me defino como demócrata radical porque es prácticamente lo más revolucionario. Estamos denunciado el secuestro de la democracia y definirse como demócrata radical quiere decir que, ante todo, tenemos que recuperar la soberanía que hoy no tenemos por mucho que nos hayan disfrazado que la democracia es votar cada cuatro años.

Esa pantomima ya ha quedado al descubierto. Sabemos que, incluso votando, deciden otros a los que no votamos y, por tanto, cuando hablo de democracia radical digo que hay recuperar la soberanía básicamente para que seamos nosotros quienes realmente decidamos. Eso pasa por una participación real y no ficticia como la que tenemos hasta ahora como a través, por ejemplo, de referéndums o de otras reglas como puede ser la ley electoral, una ley absolutamente truncada para que gane el bipartidismo. Son muchas y variadas las medidas que se podrían tomar para que efectivamente garanticemos que sea la voluntad de la ciudadanía la que efectivamente decida.

-La dación en pago es una medida de mínimos pero,
¿cuál sería la propuesta para una nueva Ley Hipotecaria?

Bueno, más que Ley Hipotecaria sería una Ley de Vivienda. Efectivamente, la dación en pago es sólo de mínimos para que la gente se libere de la deuda y, además, no es ningún regalo porque la gente pierde su casa lo cual siempre hemos denunciado. Por eso decimos que, como mínimo, tiene que ir acompañado del fomento de alquiler social. Básicamente, teniendo en cuenta las experiencias de otros países, lo que está claro es que el acceso a la vivienda en régimen de propiedad a través del sobreendeudamiento ha hundido la economía del país. Nos han dicho que para garantizar un acceso seguro y estable a la vivienda tenía que hacerse a través de la propiedad pero se ha visto que no, que es falso, que era un engaño.

Lo que habrá que buscar entonces es una reforma del alquiler para que sea realmente asequible y estable y sea una alternativa real. Tenemos la posibilidad de hacerlo porque las viviendas están ahí. Aparte de que el precio de la vivienda se ha de fijar en función de la renta de la gente y no de las expectativas del mercado, se antoja necesario explotar otras formas de acceso a la vivienda que son comunes en países de Europa o en Latinoamérica como las cooperativas en cesión de uso en donde la propiedad es colectiva y eso evita la especulación. Al no perseguir beneficios, eso disminuye los precios de la vivienda y al mismo tiempo garantiza un acceso estable y seguro, que tengas un hogar y no te tengas que ir nunca. Eso no quiere decir que seas propietario pero sí que tienes un derecho de uso permanente. Esas formas están ahí y con el tiempo las veremos aquí.

Ada Colau en Logroño

-¿Por qué en otros países de Europa como es el caso de Alemania sí se ha incentivado el alquiler y en España no?

Después de la Segunda Guerra Mundial, se crea un cierto estado de para garantizar la paz social en el continente a través de la sanidad, la educación y la vivienda. En España, sin embargo, la vivienda fue un cero a la izquierda porque teníamos a los grandes empresarios, que venían de una dictadura, presentes en el sector financiero y el ladrillo que mantuvieron la vivienda como negocio.

Tanto el PSOE como el PP han radicalizado la mercantilización de la vivienda ya que el alquiler no daba grandes rentabilidades a corto plazo y era mucho más rentable la compraventa para los intereses del mercado. Entonces, se ha construido más que en ningún otro país pero se ha construido en régimen de propiedad a pesar de que en la población, reforma laboral tras reforma laboral, existiese una gran precariedad económica. Como no había capacidad económica, el negocio era hacerlo con las hipotecas que además la Unión Europea incentivó con bajadas de tipos de interés lo que da un gran volumen de crédito para que el negocio fuera rentable y se produjera el sobreendeudamiento del país.

-¿Cuál es la previsión en cuanto a desahucios para los próximos años?

Necesariamente tendrán que ir descendiendo porque ya pasamos el boom en ejecuciones y desahucios. Son cifras astronómicas de ejecuciones hipotecarias las que tenemos desde que empezó la crisis pero el problema es que el PP no sólo no ha cambiado las leyes para que esto no vuelva a pasar o para paliar lo que ha sucedido sino que lo ha empeorado. El régimen de alquiler lo ha precarizado más de modo que la reforma del año pasado de la Ley de Arrendamientos Urbanos ha agilizado aún más el desahucio por impago de alquiler con lo cual esos serán los desahucios del futuro.

Si además a eso sumamos la sentencia de gobiernos autonómicos de privatizar la poca vivienda social que existe y venderla, como ha pasado en Madrid y Cataluña con Goldman Sachs, eso se convertirá también en desahucios garantizados como los que se están viviendo en Madrid. Lo que se están sentando son las bases de nuevas burbujas inmobiliarias y de miles de desahucios más que harán, sin embargo, que la población nos organicemos y nos movilicemos para evitarlo.

-Hace poco más de un mes desalojaron el Bloc Salt.
¿Hay tristeza y resignación o hay más ganas de luchar que nunca?

Hay más ganas de luchar que nunca. Claro que también hay una parte de tristeza donde se encuentran una parte de victoria y otra de pérdida. Se produjo una victoria porque cuando se quiso desalojar recurrimos al Europa, conseguimos que se parara y que no pudieran desalojarlo si no garantizaban el realojo de todas las familias, con lo cual eso es una victoria clarísima y es un precedente que nos sirve para otros casos.

Gracias a Salt tenemos precedentes para parar otros desalojos y garantizar el realojo de mucha gente pero Salt se perdió debida a esa prepotencia de la Sareb (Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria), una entidad hecha con dinero público que ha vaciado el edificio y que sigue ahora igualmente vacío. Desde luego, no podemos resignarnos sino que hay que seguir luchando para que el Bloc Salt y muchos otros que pertenecen a la Sareb vuelvan a ser considerados para el alquiler cumpliendo así su función social.

-Tras la presentación de Podemos de Pablo Iglesias
¿Se verá algún día a Ada Colau en unas elecciones?

Ada Colau sola por sí misma no tiene ningún valor y ningún interés. Si Ada Colau tiene interés es porque es cara visible de procesos colectivos. Evidentemente hay que plantearse el tema de las instituciones para echar a los corruptos pero eso hay que cambiarlo colectivamente. Si conseguimos realizar esos procesos colectivos necesarios, yo estaré al servicio como una más. Cada uno que sea más útil allí donde pueda hacer lo que considere mejor pero el éxito es algo colectivo, no lo que haga Ada Colau.

-¿Como definiría la relación entre los medios de comunicación y la PAH?

Desde que fundamos la PAH, como veníamos de experiencias previas del activismo social por el derecho a la vivienda, teníamos claro que queríamos contactar con gente afectada, con gente que nunca había estado politizada y, por lo tanto, en una sociedad mediática como la nuestra había que utilizar una estrategia de medios de comunicación. Por otro lado había una cierta ingenuidad ya que, sabiendo que los grandes medios son empresas donde directamente las entidades financieras están en el consejo de administración, sabíamos, por lo tanto, que no era un territorio neutral.

Tuvimos que aprender a movernos en el espectáculo de la mediatización donde se tiende a utilizar el morbo y no a citar las causas o los responsables así como las alternativas. Teniendo eso presente, sabíamos que necesitábamos una estrategia con la que poder llegar a mucha gente. Con mucha prudencia la desarrollamos y creo que ha sido un éxito para nuestro objetivo, que era llegar a millones de personas afectadas a quienes no se hubiera podido alcanzar de otra manera.

-Tanto la PAH como la figura de Ada Colau han sido criminalizadas al máximo.
¿Cómo se vive eso personal y familiarmente?

En el momento evidentemente es duro. Que te señalen sin ninguna base como filoetarra como en el caso de Cristina Cifuentes, que no es una ciudadana cualquiera sino que es la delegada del Gobierno en Madrid y la responsable en temas de seguridad, provoca que cuando te señalan de ese modo están lanzando a mucha gente a amenazarte no sólo a ti sino también a tu familia. Si hubiera vivido eso sola, habría sido insoportable. Ante ello hemos actuado como colectivo y en todo momento me he sentido arropada por la PAH para hacerle frente, lo cual deja a la vista que no resulta otra cosa más que una debilidad de alguien que tiene que apelar al terrorismo cuando se queda sin argumentos.

-¿Qué tiene previsto hacer la PAH para afrontar la nueva Ley de Seguridad Ciudadana?

Desde luego, vamos a participar en las movilizaciones para que no se apruebe y, en el caso de que llegara a aprobarse en este gobierno autoritario que tenemos del PP, lo que tenemos que hacer es no dejarnos asustar. Gamonal es una lección en ese sentido con los vecinos levantándose para defender sus derechos sin dejar que les intimidaran a pesar de estar la ciudad militarizada. Creo que ésa ha de ser la línea. Desbordar sus intentos de asustarnos, desobedecer más que nunca de forma mayoritaria y tejer redes solidaridad ante sus amenazas.

-Definió al poder económico como “criminal” en su comparecencia en el Congreso de los Diputados.
¿Cómo articular esa lucha ante un enemigo con tanta fuerza sin caer en el desánimo?

El poder económico tiene una concentración sin precedentes con tentáculos en todas partes ya sea el ámbito político, el judicial, el mediático… Esto a veces hace que nos sintamos como hormigas y que sea imposible de abordar ese monstruo. Sin embargo, si persistes y te organizas cosas que antes parecían imposibles, se consiguen. Tenemos varias cosas a nuestro favor. Una de ellas es que la alternativa es perderlo todo y cuando lo tienes todo perdido, lo único que queda es luchar por conseguir derechos. Además de eso, somos mayoría. Eso ellos lo saben y cuando nos organizamos hemos visto que se asustan. Tenemos más poder del que nos han hecho creer y, por lo tanto, no queda otra que seguir peleando.

Ideas: / / /

0 Comentarios

    Aquí no hay comentarios todavía...Puedes ser el primero en dejar un comentario.

Deja un Comentario